Por Sergio Valdés

Desde hace algunos años, las grandes empresas están apostando por una mejora en sus procesos de compras, apoyándose en una base tecnológica que inclina la balanza hacia un incremento de la eficacia en la toma de decisiones y en la satisfacción de todos los actores del ciclo.

Dentro de este marco, algunas empresas están apostando por la integración de los diferentes sistemas de información que disponen, obteniendo consecuentemente un beneficio en el marco económico y de recursos humanos.

La información se encuentra disponible a través de todos los sistemas, haciendo posible la alineación de los factores claves para la toma de decisiones en todos los puntos de los procesos.

Por ejemplo, entrando en detalle, las integraciones entre las diferentes bases de datos de Proveedores de las que disponen las empresas permiten maximizar la fiabilidad de la información para la toma de decisión en los procesos de adjudicación.

En el caso de procesos de compra integrados por completo, la información que se transfiere entre los diferentes sistemas confiere seguridad  y trazabilidad en la automatización de los procesos de negocio gracias a una base de datos centralizada, donde la información es global e interactúan todos los componentes.

La información globalizada dentro de una organización compleja ayuda a en el proceso de toma de decisiones, evitando la pérdida de información y maximizando el potencial que el ciclo completo de compra (Sourcing y Procurement) tiene dentro de la organización.